martes, 21 de abril de 2009

Soneto al amor puro



Cada vez que te leo, me enamoro,
al conocerte más aun , me cautivas
sublime y primoroso, me enamoro,
en tierra fructífera, me cultivas

Como retoño de semilla de oro
se enciende mi corazón, lo incentivas
mil voces límpidas cantan en coro
acariciándome ellas sugestivas

Lo impensado para algunos sofistas
es lo que nos envuelve muy profundo
este amor puro, que por ti padezco

Grandioso y majestuoso, me conquistas
desde antes de la fundación del mundo
y hasta lo eterno yo te pertenezco.
Pd: este poema lo dedico a mi maestra de sonetos y amiga poeta Duna con mucho amor (aun me falta mucho por aprender sobre este tipo de poesía, gracias)

CUESTIÓN DE CÍRCULOS Y CUADRADOS

Hay gente tan pequeña que cabe en un cuadrado Gente que piensa que es grande Que cree que los demás no valen Porque los demás no pueden s...