Seguidores

Página principal

miércoles, 8 de abril de 2009

Me amaste






Si hubieses amado solo mi carne,
mi cuerpo no habría permanecido,
sería unas miserables cenizas
cual incienso quemado, envejecido

Pero amaste inmensamente mi espíritu,
envolviste mi estímulo en gran manto
entre nubes de deseos con ímpetu
extasiaste mi delirio allí, en lo alto

Tu dulce amante, fui, desde el inicio
entre palabras de lluvia y granizo,
entre murmullos y dulces gemidos
mi íntimo amaste, llenando el vacío

Me has amado transparente a los ojos,
me has amado en mi tesoro valioso
en tus versos callados, me has amado,
sutilmente siento, que me has amado.