Seguidores

Página principal

jueves, 5 de febrero de 2009

Sobre pérdidas

El que ha perdido algo, sabe bien el dolor que se siente. A veces perdimos cosas materiales, pero tarde o temprano podemos volver a obtenerlas, otras, perdemos cosas inmateriales, esas nos duelen más, quizá porque no sabemos que espacio han dejado vacío en nuestro interior, entonces a diferencia de las cosas materiales, en que, rápidamente podemos solucionar esto, colocando una similar, y a la inversa, sufrimos, porque no sabemos que, ni quien podrá reemplazarle.
Cuando nuestros seres queridos nos dejan, nos duele no solo por su falta física en nuestro espacio, sino por su falta espiritual. El ser humano es tan maravilloso por ello, porque tanto física como espiritualmente llena la creación. Cada uno tiene un color distinto a otro, una energía diferente, un brillo sin igual. Podemos mirarle a través de una nota musical, observarle con nuestros sentimientos, y con la mano de nuestro corazón le pincelamos y le damos vida.
En estos instantes, abrí la puerta para recibir a los que deben llegar, la comprensión y la resignación, que seguramente vendrán en el carro del tiempo, por el momento, el único que me acompaña es el dolor.