Seguidores

Página principal

miércoles, 24 de diciembre de 2008

Ajedrez de las circunstancias

“Fui un libro olvidado en un lugar, a la vuelta de tu viaje, me encontraste”... LP

Las cosas materiales son temporeras, estos cuerpos que vestimos son transitorios, nosotros en la dimensión terrenal, somos fugaces. Aquí las cosas se hacen y se deshacen, pero hay una dimensión en donde siempre permaneceremos, porque somos energía, y ahí, somos simplemente, como tú puedas imaginarlo, de alguna manera somos.
Cuando nos amarramos a lo material, sufrimos, porque obligamos a nuestra esencia a estructurarse, a embotellarse, entonces dejamos de ser libres. Cuando en nosotros nace el deseo de pertenencia con respecto a algo o a alguien, ya no somos libres, quedamos prisionero del deseo de posesión.
¿Dónde aparece el ajedrez? La vida pudiese transitar sobre un tablero de blancos y negros, con borde plomizo. A veces, debemos sacrificar piezas valiosas para obtener otras. La sabiduría de un buen jugador estriba en saber que piezas sacrificar, para obtener su libertad.