Seguidores

Página principal

lunes, 10 de noviembre de 2008

Idolatría

“¿sabes que tiene en común los grandes pensadores conmigo?...ellos hablan de sus propias certezas como yo de las mías, ¿sabes que diferencia tienes tú que sigues los pensamientos de otros, es que aun no concluyes tus propias certezas, búscalas en tu interior y háblame de ellas…” (L.P.)

Los pensamientos de Dios son más altos que los nuestros. ¿eres capaz de comprender esto?
Un solo Dios, que es en nosotros, en nuestra alma. Hay quienes no tienen alma, no poseen esa divinidad en su interior, solo poseen espíritu y cuerpo.
Para satisfacer su falta, la falta de una alma, llenan su espíritu de palabras humanas…no alcanzan la divinidad. Compensan su cuerpo con cosas terrenas, engrosan su intelecto.
Nada terreno puede comprar lo celestial, porque lo visible proviene de lo invisible. Tus obras dan testimonio de ti. Tus palabras reflejan tu interior, ellas demuestran lo que necesitas y lo que posees. Dejar fluir la divinidad que hay en ti al resto de la humanidad, para iluminar tu alrededor, esa divinidad te da comprensión, esa comprensión es amor, ese amor proyéctalo, así se pueden encender miles de antorchas y las luciérnagas aparecen para iluminar esta humanidad que esta en una noche oscura, una noche en la que están adorando ídolos.
Los idolatras buscan dioses fuera de ellos, porque en su interior no lo encuentran, me pregunto…¿has buscado en tu interior el switch de encendido?...¿Qué me dices tú?