Seguidores

Página principal

viernes, 12 de septiembre de 2008

Somos Templo

“Respondió Jesús y les dijo: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré (ésa era la señal grande, esa es la señal de la resurrección).
Dijeron luego los judíos: En cuarenta y seis años fue edificado este templo, ¿y tú en tres días lo levantarás?
Mas él hablaba del templo de su cuerpo.”
Y ahora, la Escritura nos dice en el capítulo 3 de Primera de Corintios, que somos templo de Dios y que el Espíritu de Dios mora en nosotros.
Somos templo porque muy dentro en el alma mora Dios. Somos parte de él. Por eso nunca he querido tatuar mi cuerpo ni colocar nada que no venga conmigo desde el nacimiento. Es como guardar limpio tu hogar para vivir bien y poder recibir de buena manera a tus amigos si desean visitarte. Por eso le cuido y veo que cosas entran en él, porque mi cuerpo es mi templo.