Seguidores

Página principal

viernes, 12 de septiembre de 2008

La naturaleza de las personas

Las personas que nos disgustan. No saben lo que hacen, han perdido el sentido de quienes son ellos mismos, y enviando todo el desequilibrio a los demás, porque eso es lo único que tienen para dar.
Odiarlos sería como odiar al hongo que sale en nuestra muralla húmeda. El hongo solo va a actuar como tal, y a pesar de lo que opine al respecto, él continuará haciendo lo único que sabe hacer.
Por eso no debemos juzgar negativamente las acciones de los demás.
Al perdonar estoy en armonía con el universo.
Ofrezco el amor aun en las peores circunstancias, si lo toman, es cosa de ellos.