domingo, 14 de septiembre de 2008

Gracias mi amado

Has convertido mi desierto en paraíso
En regocijo y alegría mis lagrimas de plata
Que antes se ceñían a mis ojos
De ropa blanca esplendorosa
Mi alma has vestido
Has envuelto toda mi sensibilidad
En tus manos preciosas de dulzura infinita
Del exilio y de la soledad me has acogido
De presa del tirano me has quitado
Cantare un canto de agradecimiento
Todos los días por ti mi amado

CUESTIÓN DE CÍRCULOS Y CUADRADOS

Hay gente tan pequeña que cabe en un cuadrado Gente que piensa que es grande Que cree que los demás no valen Porque los demás no pueden s...